Actualizado: Jueves 27 Febrero 2020, 17:26:30.

Acontecer Provincial

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
La impermeabilización de la cubierta forma parte del resarcimiento de la ESBU. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

La Escuela Secundaria Básica Urbana Julio Sotolongo Hernández, de Trinidad, acoge en la actual etapa un resarcimiento capital, tras 40 años sin recibir reparación alguna.

Por GREIDY MEJÍA CÁRDENAS

“La escuela lleva construida más de 40 años y jamás se había reparado. Todo lo que se encontraba en mal estado lo arreglábamos con la ayuda de los padres, y profesores, pero cayó en un estado de deterioro hasta que llegó a convertirse en centro crítico en la parte constructiva”. Así dibuja Mayuli Ogando Ibáñez, directora de la Escuela Secundaria Básica Urbana (ESBU) Julio Sotolongo Hernández, de Trinidad, los pasos por los que transitaba este centro escolar por más de dos décadas de vida.

La institución, considerada la segunda de mayor matrícula en el sureño territorio, con más de 400 alumnos, recibe con los brazos abiertos una reparación capital, dirigida a mejorar sus condiciones constructivas, hecho que contribuirá a elevar la calidad del aprendizaje en el sur de la provincia.

MEMORIAS

Ventanas destrozadas como si evocaran la fuerza de un huracán, una cerca perimetral que desafiaba el sosiego de la enseñanza, además de una red hidrosanitaria y eléctrica con lagunas con daños considerables constituían algunos de los “mejores trajes” que exhibía la ESBU Julio Sotolongo Hernández por más de 40 años. Cuatro décadas de existencia sin asomo de renovación.     

“Trabajábamos en condiciones muy difíciles. Los recesos de los niños, por ejemplo, no podían ser en los pisos por el deterioro de los ventanales. Teníamos que bajarlos hacia la plaza, y tener guardia permanente en los diferentes locales para velar por la seguridad de los alumnos”, refiere Ogando Ibáñez.  

Según fuentes de la Dirección Municipal de Educación, Trinidad posee la red escolar más deteriorada de la provincia. De los más de 60 centros que posee, 22 se encuentran en estado Regular y seis evaluados de Mal, dentro de los que se ubica la ESBU Julio Sotolongo.

 “Por medios propios se buscaban pedazos de madera y se tapaban las ventanas. Se llegó a poner celosías, cerramos paredes, hicimos de todo cuanto se nos ocurría para cuidar a los estudiantes, hasta que finalmente llegó la reparación”, agrega la directora de la ESBU.

AJETREO CONSTRUCTIVO

Ubicada cerca del Centro Histórico de la tercera villa de Cuba, la secundaria por estos días siente un ajetreo inusual. No escucha el anuncio de un nuevo día de aprendizaje; sus aulas ya no reciben a estudiantes; ahora la remueven unos pasos más fuertes que los de costumbre.

Cerca de 500 000 pesos en moneda nacional se destinan para su reparación capital. “Además de cambiar la carpintería de madera por la de aluminio, priorizamos también la cubierta, la cual presentaba filtraciones, debido al tiempo sin reparar. Por su parte, el arreglo de redes hidráulicas y sanitarias, y el enchape de azulejos constituyen otras de las faenas que vamos a realizar en el centro”, confirma Miguel Hernández Bitón, inversionista de la Dirección de Educación en Trinidad.

Tales quehaceres se aderezan en las manos de trabajadores pertenecientes a la Empresa de Producciones Varias (Emprova) del municipio, auxiliados por los de la provincia; brigadas de la Construcción de Cabaiguán, Jatibonico y Trinidad, así como de la Empresa Provincial de Abastecimiento y Servicio a la Educación, (Epase).

 “Pertenezco al Epase y la brigada tiene alrededor de 13 o 14 personas, quienes estamos enfocados en el cambio de carpintería, en la impermeabilización de la escuela, en trabajos de electricidad, para más tarde efectuar la pintura exterior”, confiesa Reidé Ríos Gallego, jefe de la brigada.

En medio de este huracán constructivo los más de 400 estudiantes de la Secundaria Básica no han perdido sus clases. Se mudaron hacia la Escuela Especial Jesús Betancourt.

“Allí se mantienen todos los alumnos y profesores. Los niños se trasladan en coche y se les ha movido el horario de entrada. Ya no entran a las 7:20 a.m., sino a las 8:00 a.m., y se van más tarde. Reciben sus dos sesiones de clases y hacen sus evaluaciones. Están un poco más lejos, pero con la ayuda de los padres todo ha salido muy bien”, explica Ogando Ibáñez.

LA NUEVA ESCUELA

La reparación de la ESBU Julio Sotolongo Hernández le devuelve los colores a esta zona de Trinidad. Cuando concluya, los estudiantes disfrutarán de un mejor confort en sus aulas.

“Nuevos locales para la preparación de los docentes y la construcción de laboratorios, que ya lo teníamos, pero no con la calidad necesaria, fortalecerán la enseñanza”, manifiesta Nora Isabel Rodríguez Márquez, subdirectora de los niveles educativos en la Dirección de Educación en dicho municipio.

Y es que según constata Rodríguez Márquez, además de tener los locales para aulas, secretaría y dirección del centro, hoy cuentan con el mobiliario escolar nuevo para la escuela.

Aun cuando la Julio Sotolongo Hernández es la primera de las escuelas que se reparan en el presente año, también se prevé resarcir otras en el transcurso del 2019, pues en este municipio se concibe un plan de reparación y mantenimiento hasta el 2030.

“Se va a trabajar en el presente año en las primarias República de Bolivia y Puerto Rico Libre. Trinidad debe quedar con casi la totalidad de sus escuelas reparadas”, asevera Hernández Bitón.   

Mientras, la Julio Sotolongo Hernández espera ansiosa el cambio de aire. Con su renovación sentirá el ajetreo de siempre, ese que por más de 40 años la mantuvo viva. Dentro de poco, verá los pasos traviesos de los muchachos del sur trinitario.

Tomado de Escambray


Ver además

 

Pin It

Escribir un comentario

El Portal del Ciudadano se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

#1 julia 28-03-2019 07:59
Qué bueno que comenzó la reparación de ese centro, pues fui una de las que en el portal del ciudadano planteó el estado de deterioro de esa escuela, pues a mi paso por esa zona pude constatar el estado de deterioro del centro, además del comentario de una delas psicólogas que esta haciendo la captacion para los camiliatos que la dejó muy preocupada, no slo el deterioro de la escuela, sino el recibimiento que le hicieron, pues a su llegada, habia un grupo de trabajadores haciendo tertulia en las escaleras de entrada, entre los que estaba la directora y dejo una primera imagen muy desagradable, pues su aspecto no era de un cuadro que dirije un centro escolar, hay que ser muy cuidadoso en cuanto a estos aspectos tambien, la etica de nustros educadores no puede fallar, es un sano consejo.

saludos
Responder